Thursday, June 07, 2007

Pena de Muerte




Creo que hoy es un buen día para hablar de lo que, según yo, es un tema demasiado mensopreciado en la llamada "sociedad civilizada"...la pena de muerte.


Este es un asunto candente entre democráticos, liberales y
personas que defienden a ultranza los derechos humanos; es un tema tabú, pues no hay personas dispuestas a dialogar sobre el tema. Estar a favor de tal método de justicia se considera una incibilizada barbarie y así es como consideran a las personas a favor de dicha medida.
Naturalmente, cuando hablo de asesinos, no me refiero a los ca
sos de homicido involuntario o por defensa personal, me refiero a asesinos que cometen un crímen premeditado.

Es curioso como se acepta, por ejemplo, la eliminación de un perro que, por motivos desconocidos y que tampoco se investigan, ataca a una persona. Nadie se para a pensar en las motivaciones del animal a la hora de cometer el ataque; esto puede parecer una tomtería pero no lo es, no son numerosas las personas que realmente saben convivir con seres de otra especie y, precisamente por esto, ocurren desagradables incidentes. Nunca hay que olvidar el lado salvaje de cualquier animal, por doméstico que sea debemos cumplir unas normas de convivencia para garantizar cierta seguridad.
Este es un tema que quiero desarrollar en otra ocasión. Hoy, con esto, quiero simplemente subrayar que el animal se comporta instintivamente, sus ataques no son estudiados ni premeditados. Un humano asesino sigue unas directrices muy distintas, ya sea por adicción a ese impulso irrefrenable de disfrutar asesinando o ya sea por motivos terrorísticos. Son muchas las personas que vienen señaladas, juzgadas y catalogadas al decir la frase "yo estoy a favor de la pena de muerte".






Es curios que, cuando se habla de este tema, todo el mundo recuerda los "derechos humanos" del convicto, olvidando los mismos derechos de la víctima. Puede sonar poco democrático pero eso de "muerto el perro, se acabó la rabia", a veces, no parece tan descabellado. Está claro que la pena de muerte no es la panacea universal para solucionar el creciente problema de mortal violencia; no puedo asegurar que serviría para disminuirla pero, al menos, estaríamos seguros de que ese asesino SEGURO no volvería a atentar contra la vida de nadie, aunque, por otro lado, podría servir de útil disuasorio para algún que otro delincuente. Naturalmente no para un "serial-killer", cuyo impulso homicida es tan fuerte como para ser, literalmente, adicto al asesinato.

Naturalmente, a lo largo de la historia, se han cometido errores garrafales a la hora de condenar a sospechosos, el caso del Dr.Samuel Sheppard es uno de los más conocidos gracias a la serie (y posterior película) "El Fugitivo". Tiempo atrás bastaba un testimonio ocular, una confesión forzada o una mala coartada para penar a alguien, incluso hoy, con todos los adelantos de los que disponen los investigadores, es posible cometer errores, por ejemplo, manejando inapropiadamente las muestras recogidas en el escenario del crimen. Esto, por otro lado, es cada vez más difícil gracias a pruebas como el ADN (rasgo único y diferente para todas las personas del mundo, a excepción de gemelos univitelinos); este sistema se utilizó por vez primera como prueba policial en Inglaterra en 1985. Sin percatarnos dejamos muestras del mismo por doquier, desde células epiteliales (microscópicos restos de piel) pasando por rastros como cabellos o secreciones como sudor, saliva, semen, lágrimas o sangre. Además existe el "CODIS" (Combined Dna Index System), una base de datos´en donde se recogen referencias de ADN, tanto de personas como de muestras recogidas en escenas del crimen, para posibles comparaciones. Existen, también, especializaciones de otras muestras físicas como tinta, herramientas, papel, tierra, huellas, marcas de neumáticos, pruebas de balística, entomológicas (el estudio de los insectos es útil para desenmascarar indicios importantes pues, dependiendo de la proliferación de ciertos insectos durante las diferentes fases de descomposición de un cuerpo, por ejemplo, se pueden saber, con exactitud, ciertos datos que de otra forma se mantendrían ocultos). Es hasta posible detectar, con diferentes tecnologías biométricas, restos volátiles como olores, vapores y gases ( el perfume de alguien que ha estado en una escena, por ej.). Estos métodos ( y muchos otros que no he nombrado) son de crucial importancia a la hora de resolver un crimen, pues son pruebas de peso para la imputación o exculpación de cualquier sospechoso.



Aún conociendo la irrebatible culpabilidad de un acusado, son muchos los que apuestan por una condena menos drástica. Predicar este "humanismo políticamente correcto" no lleva a ningún sitio (el asesinato deJohn Lennon es buen ejemplo) y, sinceramente, saber que muchos asesinos sangrientos confesos siguen respirando es motivo válido para que se le revuelva el estómago a cualquiera. Por mucho que pasen el resto de sus días entre rejas siguen disfrutando de uno de los más preciados tesoros, la vida porque, el vivir encerrado, es también un modo de vida (los agorafóbicos son un ejemplo).




Por otro lado deberíamos ponernos, de vez en cuando, del lado de las víctimas... no me refiero solo a las que han sufrido una violenta y prematura muerte, si no de aquellas que han podido sobrevivir milagrosamente al ataque del homicida o, incluso, de "las víctimas colaterales", es decir, los familiares de los damnificados... ¿Alguien se puede imaginar la angustia que representa vivir con el horror de saber que tal monstruo sigue vivo? ¿Alguien se imagina la pesadilla de temer que basta el mínimo fallo judicial o una errónea pericia psicológica para poner a ese ser de nuevo en la calle?... Muchas veces, condenando a cadena perpetua o encierro en un psiquiátrico a ciertos homicidas, condenan a una pena similar a las víctimas y sus famílias.



Los archivos de la policía de todo el mundo están repletos de homicidas que, por una u otra razón, han logrado burlar el sistema, han salido libres y han vuelto a la oscura senda del asesinato; con una condena a muerte esas defunciones adicionales se podrían haber evitado .

13 Comments:

Blogger Javier Ayanotna said...

Creo que es mucho más disuasoria la condena a cadena perpetua.

11:28 AM  
Blogger El Cerrajero said...

Estoy en contra de la pena de muerte, aún compartiendo la idea de que algunos merecen morir.

Baso mi opinión, fundamentalmente, en que es una medida irreversible.

No existen los sistemas judiciales perfectos y, si nos centramos en como funcionan las cosas en la Expaña de Rodríguez el Traidor, entonces mejor ni hablamos ^_^

6:38 PM  
Blogger marce said...

No digo que tus argumentos no sean validos, pero a mí con la cadena perpetua me vale, lo que es insostenible es este cachondeo que tenemos en España.Hace falta mucha mas dureza contra los asesinos, sean terroristas, psicópatas o lo que sean

11:44 PM  
Blogger Sahndrah said...

Javier......... no se, cual de las dos es más disuasoria pues las tasas de homicidios no disminuyen.


Cerrajero.........Estoy deacuerdo contigo en que los sistemas judiciales hacen agua por todas partes, tal vez me baso en una sociedad estilo "Star Trek" como ejemplo ;) Naturalmente las bases de la acusación deberían ser ferreas y exentas de cualquier duda razonable, sin posibilidad de juegos políticos etc,etc.
¿Sueño, no?
De todos modos existen casos en los que no existe duda alguna en la culpabilidad del imputado, como en el caso de Ted Bundy o en el de William Suff (el asesino de Riverside) condenado en 1995 a pena capital.Cabe destacar que Suff ya había estado en la cárcel acusado de haber asesinado a su hija, pero salió bajo fianza...tras 19 homicidios lo detuvieron de nuevo...lo demás ya es historia y actualmente se encuentra en el corredor de la muerte de San Quintin, cosa, que por otro lado, me parece nefasta pues ya han pasado más de 10 años desde la condena...o se elimina o se condena a perpetua, pero no lo tienes "ahora te toca...pues no, hoy tampoco".

Marce....... totalmente deacuerdo contigo en cuanto al cachondeo circense que se llevan a nivel judicial en "Expaña" (me encanta la terminología de Cerrajero)y en que se necesita más mano dura contra los asesinos.

6:00 AM  
Blogger Osselin said...

La sociedad moderna tiene suficientes recursos técnicos penitenciarios para retener a una persona de por vida.
Si tras estudios psquiatricos rigurosos se considerase a esa persona en algún momento recuperada para la sociedad. Tras un periodo mínimo de 15 años de reclusión (por ejemplo).
Eso es lo que siento como ciudadano.
Si hubiera sido victima del terrorismo mataría al asesino con mis propias manos sin dudarlo ni un momento.
Esta doble moral en un mismo individuo es lo que hace este problema tan dificil de dilucidar.

9:17 AM  
Blogger pazzi said...

Por una vez Sahndrah no voy a estar de acuerdo contigo.

La pena capital tiene un defecto de bulto, que además comentas, que es la posibilidad de un error judicial. Me inclino más por la cadena perpetua.

Si bien es cierto que ningún sistema penitenciaro tiene la capacidad hoy por hoy de reintegrar al criminal en la sociedad, la pena de muerte tampoco lo hará. Y te aseguro que matar a un personaje que ha asesinado a un familiar mío, no me devolverá a ese familiar y tampoco me satisfará ver morir al asesino. Entre otras cosas porque no considero la muerte como un castigo, sino como una especie de "apagar las luces".

Dicen algunas creencias que el miedo a la muerte es un pensamiento que el diablo nos ha metido en la cabeza para que deseemos la inmortalidad y por lo tanto odiar a Dios por no habérnosla concedido.

Y ya me vuelvo a ir por los cerros de Úbeda. Pues eso, que quieras que no la sociedad civilizada y occidental no quiere ponerse al nivel de sus peores enemigos.

Saludos y a disfrutar.

4:19 PM  
Anonymous Radikal said...

Yo, como otros de ahí arriba prefiero la perpetua. Por eso de que en caso de error, no habría marcha atrás.

7:14 PM  
Blogger Trenzas said...

A mí lo que hace gracia (triste gracia) es que se condene a alguien a tropecientos mil años de prisión y esté en la calle a los 15.
Es imposible que un preso pueda redimir, aunque trabaje como un burro en la cárcel, tantos años de prisión. Entiendo que si se imponen esos años, es para que no pueda salir del encierro. Entonces ¿por qué salen?
No quiero ver la pena de muerte instaurada en nuestro país. Eso no va conmigo, pero tampoco quiero que salga libre nadie que haya cometido crímenes terribles, sea o no terrorista, ni que se le apliquen más beneficios que los necesarios para mantener su salud y su vida. Pero bajo tantas llaves y detrás de tantas rejas como haya merecido después de un juicio justo. Condenas completas, eso sí, pero pena de muerte, no.
En fin, amiga; un largo y espinoso tema, sí.
Un beso grande

4:29 PM  
Blogger Sahndrah said...

Osselin....... Creo que personas que han cometido ciertos crímenes son irrecuperables a cualquier nivel, por otro lado muchos salen peor de como entran, pues ciertas prisiones son como junglas.Me apasiona la criminología en todos sus campos y, debo admitir, que la pega que le encuentro a la pena capital, aparte de un posible error (cosa ya terrible) es que el homicida acaba su castigo pronto. Aunque, sin duda, yo predierover a los plurihomicidas lo más lejos de cualquier otro ser y, eso se consigue de una forma sola. De todas formas comprendo tu punto
de vista, efectivamente no es un tema fácil, pues se suele barrer hacia casa cuando se trata de justicia y, además, vivimos en un mundo en donde la dignidad brilla por sus continuas ausencias y las personas justas están casi en vias de extinción.


Pazzi......... hombre, casi me alegra el encontrar matices de opinión diversos a los míos, empezaba a pensar que habia perdido uno de mis dones más divertidos (para mí) y menos apreciados (por los demás)...crear polémica ;)
Si un criminal apenas roza a un familiar te aseguro que nada podría hacerme más feliz que verlo desaparecer de la faz de la Tierra, aunque tal cosa no me devuelva al ser querido ni minimice mi dolor, aunque, es cierto, con la pena de muerte da la impresión que sea una pena para evitarle sufrimiento al reo. Tal vez me inclinaría más hacia la perpetua si se cumplieran ciertos requisitos, como la total incomunicación de ese ser con el mundo exterior... eso sí que sería un castigo (una muerte en vida); piensa que muchos criminales confesos pueden hasta recibir y enviar correo y algunos hasta recibir visitas, sin contar los muchos que tienen acceso a internet. En España hasta se les dejan unas libertades casi surrealistas a los terroristas.
¿Perpetua? Estoy dispuesta a ser menos drástica si se cumplieran, como he dicho, ciertas normas.

12:50 AM  
Blogger Sahndrah said...

Radikal........... sí, eso es un defecto de la pena capital, no hay marcha atrás a menos que no se tengan nociones de Voodoo ;)


Trenzas.........Así como muchos ven defectos en la pena de muerte (yo solo veo uno y es la posibilidad de un veredicto equivocado, la perpetua, como tu bien comentas, parece ser que no la cumplen tampoco. Una de mis aficiones es la criminología y, la verdad, pone los pelos de punta saber cuantos delincuentes y homicidas dejan libres si razón aparente. en Italia "el motadella" (Prodi)y su equipo también han hecho de las suyas dejando libres a convictos porque.........las cárceles estaban muy concurridas y faltaba sitio ¡¿¿! Algo incomprensible, varios, tras 24 horas ya habían vuelto al camino del crimen. Y en España ya ni hablemos........
como le digo a Pazzi, tal vez sería menos drástica en mi juicio si la perpetua o la pena asignada la cumplieran a rajatabla, aunque......"muerto el perro, se acabó la rabia", no es una fácil solución pero.... en fin, a mi me sirve cualquier cosa que elimine a ciertos elementos de cualquier contacto con sus posibles víctimas....y para eso solo veo un camino...o la pena capital o el calabozo más profundo perdiendo la llave.....huy, eso son dos caminos, ahora entiendo por qué suspendia mates siempre ;)
Un abrazo

6:35 AM  
Blogger Claudedeu said...

Muy buenos días, Sahndrah:

Gran entrada. En lo referente al tema, mi opinión es tajante: estoy en contra de la pena de muerte. Como otros que han comentado previamente, prefiero la cadena perpetua, pero sin privar al asesino de la vida. No por motivos de humanismo, sino porque el hecho de permanecer de por vida en la cárcel es suficiente castigo, siempre y cuando no se le trate a cuerpo de Rey.

He de decir que las imágenes son crudas, y en especial el recuerdo de John Lennon, para un seguidor de los Beatles como yo. Mi rabia contra David Chapman es muy grande, pero, a diferencia de otros, no le deseo la pena capital. Me conformo, al igual que me gustaría que pasara con todos los presos, que cumplieran una pena de acuerdo con el delito que cometió y que en cuestión deben poner los Tribunales.

Como bien dice marce, entre lo mucho y lo poco hay un término medio. La pena de muerte es excesiva; el cachondeo que se vive en España con los etarras es lamentable. La Justicia debe ser implacable en su justa medida.

Permítame agregarla a los enlaces de mi blog.

Saludos.

12:37 PM  
Blogger Sahndrah said...

Claudedeu.........la pena de muerte puede ser excesiva en países como Thailandia (donde cualquier excusa es buena para una pena capital o perpetua), pero en algunos casos me parece la solución más tranquilizante a la hora de neutarlizar a ciertos seres, no solo por la sosegada vida que mantienen entre rejas si no, también, porque la ley tiene agujeros lo suficientemente grandes en este sentido como para que ciertas cucarachaas puedan salir legalmente. Como ya he comentado antes, tal vez aumentaría mi inclinación hacia la perpetua si ésta fura sin remisión posible de pena.
Las fotos son crudas, sí, pero tenían que serlo para dejaar claro del tipo de depredador al que me refiero.
Y llegamos a David Chapman, el empedernido lector de "El guardián entre el centeno" (alrededor de este libro existe una teoría interesante que lo une a más de un asesino y uno de los homicidas más odiados...precisamente fue condenado a perpetua con posibilidad de remisión tras 20 años, los cuales ya han pasado pero ya ha recibido tres o cuatro negativas a la petición de libertad condicional. El próximo año la comisón encargada de su caso volverán a revisarlo y espero que vuelva a recibir, de nuevo, un rotundo NO.
Agradezco el enlace, pues aprecio las interesantes tierras de Guadalmecín. :)
Saludos

8:16 PM  
Blogger Claudedeu said...

Sigo discrepando sobre la pena de muerte y me muestro tajantemente en contra. Eso sí, respeto tu opinión.

En lo referente a "El Guardián entre el Centeno", he de decir que un servidor lo ha leído y no le encuentro nada raro. Me parece una novela sumamente pasable, para nada destacable, pero sí muy amena. Puedes encontrar una crítica, por llamarlo de alguna manera, en mi blog. Las teorías al respecto me parecen absurdas: que Chapman lo tuviera cuando mató a Lennon no demuestra nada. La enfermedad mental no sobresale por culpa de un libro, o al menos eso creo.

Le agradezco sus visitas a las tierras guadalmecinas.

9:44 AM  

Post a Comment

<< Home